ABC de la dentición

Reciban felices sus primeros dientes
Por: Adriana Vazquez

La dentición, que se refiere a la salida de los primeros dientes del ser humano, puede ser un periodo pesado tanto para los bebés como para sus padres.

Esta etapa generalmente comienza a partir de los tres meses y continúa hasta que el niño cumple los tres años; sin embargo, a​​​​​ algunos bebés les brota el primer diente hasta los 4 meses y otros, en cambio, al año de edad aún no tienen ninguno. La mayor o menor anticipación en la salida de los dientes en el bebé es una característica individual, que varía de un niño a otro.

Etapas de dentición

  • Dientes incisivos inferiores, entre los 5 y los 12 meses
  • Dientes incisivos superiores, entre los 7 y los 10 meses
  • Dientes laterales superiores e inferiores, entre los 9 y los 12 meses
  • Primeros molares superiores e inferiores, entre los 12 y los 18 meses
  • Caninos superiores e inferiores, entre los 18 y los 24 meses
  • Segundos molares inferiores y superiores, entre los 24 y los 30 meses

La salida de los dientes viene acompañada, normalmente, de ligeros trastornos en el niño, como fiebre y resfriado, a veces incluso diarrea e irritaciones. Algunas de las principales molestias que puede ocasionar la dentición son:

  1. Los bebés pueden presentar breves periodos de irritabilidad, por lo que estarán molestos durante varias semanas, con episodios de llanto o patrones distintos de sueño, y en algunas ocasiones etapas irregulares de alimentación.
  2. Las encías sensibles e hinchadas pueden provocar un pequeño aumento de la temperatura del bebé, sin embargo, la salida de los dientes en sí, no ocasiona fiebre alta ni diarrea.
  3. Es normal que se lleven los dedos o los puños a la boca con mucha frecuencia, es un un deseo irrefrenable de morder para presionar las encías como señal de irritación y comezón que causa la hinchazón.
  4. El babeo es más abundante de lo habitual, de igual manera se puede presentar diarrea por el exceso de saliva tragada.

En ciertas ocasiones, mientras que para algunos bebés la salida de los dientes no es un proceso doloroso, la sintomatología puede ser contraria a lo que la mayoría puede experimentar; por ello es necesario consultar con el pediatra oportunamente cualquier molestia, reacción o duda específica.

Recomendaciones:

  • Limpia las encías de tu bebé diariamente con una gasa o un paño limpio y húmedo, incluso puedes cepillar ligeramente con un cepillo de dientes especial (cerdas suaves) y agua.
  • Dale un mordedor duro para calmar las encías irritadas. Puedes mantener uno o dos en el refrigerador para brindarle un alivio refrescante adicional al contacto con la piel.
  • Ofrécele alimentos y líquidos lo más frescos posible, ya que el frío reconfortará la irritación de las encías.

Quizá este proceso sea largo y complicado; no obstante, debemos recordar que el primer diente del bebé es un acontecimiento que jamás se olvida, y es de los más importantes en la vida de padres e hijos.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx