Liderazgo femenino

Por Redacción

Cada vez son más las mujeres que se suman al mercado laboral. Prácticamente no existen áreas donde el género femenino no haya incursionado.
Sin embargo, aún destacar como líder en el mundo actual no resulta tan fácil para la mujer, y es que muchas veces no se le reconocen sus capacidades en ese campo.
Debido a ello, surgen las siguientes interrogantes: ¿Qué puede hacer la mujer para poder tener éxito como líder? ¿Qué características debe poseer? Aquí te contamos al respecto:

1.- Concentrar la propia energía en el logro de pequeños objetivos que lleven a grandes acciones. Por ejemplo, al liderar el estudio de una carrera profesional, se van cursando diferentes materias y rindiendo exámenes para aprobar cada uno de los estadios que permitirán la obtención de la certificación final.

 

2.- Desarrollar la capacidad relacional. Es decir, ser inteligentes a nivel emocional. Para esto, es fundamental lograr comprender empáticamente al otro, ponernos en su lugar y ver desde su perspectiva.

 

3.- Aprender a elegir, a discriminar y a tomar decisiones oportunas y efectivas. Saber que somos responsables del mundo que hemos creado a través de las decisiones que hemos tomado en algún momento de nuestra vida y que, en este mismo instante, estamos decidiendo e imprimiendo textura y forma a nuestro futuro. No podemos dejar de reconocernos en nuestro presente. El verdadero líder no echa culpas, busca soluciones, aprende e implementa nuevas decisiones más exitosas.

 

4.-Centrar el potencial en competir con nosotras mismas, sin compararnos con otras. Mejorarnos continuamente. Cuando sientas celos o envidia por el éxito o las cualidades de otra persona, intenta emularla y aprender esas cualidades que la hacen ser especial.

 

5.-Desarrollar el enfoque y la claridad mental es crucial en nuestro desarrollo.

“Pensar sin obstáculos” quiere decir: pensar en positivo, buscando soluciones y alternativas. La gente mentalmente densa no sólo es incapaz de disfrutar, sino que entorpece el éxito de los resultados, es menos atractiva y la gente no la busca como compañía. Un ejercicio para comprobar esto consiste en imaginar, por un instante, en alguien a quien no toleramos e intentar describir cómo suele enfocar su mente. Esto se puede hacer observando sus palabras, gestos y acciones. Una vez concluido, efectuar el mismo ejercicio, pero esta vez pensar en alguien con quien se prefiere compartir el tiempo.

 

6.-Dominar las acciones que despiertan nuestras emociones.

Reconocernos en eso que sentimos y aplacar nuestros actos. Cada impulso que da forma a una conducta genera consecuencias en nuestra realidad, muchas de las cuales ni siquiera llegamos a percibir.

Es de fundamental importancia ser conscientes de nuestras emociones y lo que desencadenan. Esto nos reviste con el poder de la presencia y del autodominio personal, nos distingue de la conducta animal y nos permite conducirnos a un fin más alto sin los obstáculos que ocasionan los comportamientos impulsivos en los demás y en nosotras mismas.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx