Ejercicios recomendados durante el embarazo

Llegó la gran noticia: ¡estás embarazada!, y eres amante del fitness y mantenerte en forma. Entonces llega la duda: “¿Podré seguir ejercitándome sin afectar mi salud o la de mi bebé?” ¡Por supuesto que no! De hecho hay ciertas disciplinas que puedes practicar y te beneficiarán para cuando llegue la hora del parto.

Pero antes de hacerlo, es indispensable consultar a tu médico, para que él te asegure que no haya ninguna contraindicación que pueda poner en riesgo el proceso de gestación; él te dirá qué ejercicios podrían beneficiarte más de acuerdo a tu peso y las condiciones de tu embarazo.

Y es que, además, el ejercicio contribuye a aliviar o prevenir los malestares propios de esta etapa. También nos provee de energía y prepara al cuerpo para la labor de parto, aumentando la fuerza muscular y el optimismo.

Haz de tener en cuenta que los hábitos y preferencias de cada mujer son distintas durante el embarazo, pero en general podemos decir que existen ciertas actividades físicas apropiadas para realizar durante esta etapa, y que además podemos realizar de manera combinada; te decimos cuáles son.

 

1. Caminar. Es una actividad sencilla que se puede realizar durante todo el embarazo, además de que favorece la llegada del bebé de manera natural. Caminando podemos prevenir problemas circulatorios, la hinchazón de las piernas, el estreñimiento y las hemorroides. Por otro lado, ayuda a controlar el peso ya que es un ejercicio aeróbico de bajo impacto.

 

2.Bicicleta. Relaja, tonifica y sirve como distractor, ayudando a controlar el peso tanto de la madre como del bebé. Este ejercicio se recomienda realizarlo hasta el quinto o sexto mes. Después de este tiempo, el abdomen de la mujer podría desequilibrarla y lo mejor será buscar algo menos peligroso (una bici estática será buena opción).

 

3.Ejercicios en el agua. Es un medio que hace que los cuerpos reduzcan su peso, reduciendo también las posibilidades de lesiones. Otra ventaja es que hace que el cuerpo de la mujer no se sobrecaliente en exceso. Aunado a esto, la natación o el aquaerobic proporcionan mejora muscular, circulatoria, respiratoria, disminuye el dolor de la zona lumbar y relaja.

 

4.Yoga. Mejora la postura corporal y ayuda a prevenir dolores de espalda y trastornos como las hemorroides y vómitos, ayuda a reducir la presión y el peso, contribuye a eliminar la fatiga, la tensión nerviosa y asegura al feto una mayor oxigenación. Este ejercicio mejora el vínculo y la comunicación entre madre e hijo antes de nacer.

 

5.Pilates. Proporciona beneficios similares al yoga, sólo hay que evitar las posturas o ejercicios que presionen el vientre o hagan peligrar nuestro equilibrio.

 

6.Estiramientos. Sirven para complementar otras actividades físicas y conseguir flexibilidad, relajación y tonificación. Estos ejercicios, junto a otros de piernas, brazos, abdominales, o los ejercicios de kegel o los ejercicios en cuclillas, son habituales en las clases de preparación al parto, pero los podemos hacer en casa cómodamente.

 

Si al realizar cualquiera de los ejercicios antes mencionados padecemos algunos síntomas como hemorragia vaginal, dificultades o esfuerzo para respirar antes de emprender la actividad física, mareos, dolor de cabeza, molestias en el pecho, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas, contracciones, reducción en el movimiento del feto, visión borrosa o pérdida de líquido por la vagina, hay que suspender de inmediato su práctica y acudir al médico.

 

¡Disfruta tu embarazo mientras te mantienes en forma!

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx