Cuidados para después del parto

Después de dar a luz, tras nueve largos meses de gestación, el cuerpo sufre distintos deterioros tanto físicos como emocionales. Aprende a restaurarlo con nuestras siguientes recomendaciones.

Alimentación tras el parto

No hay nada mejor que una buena alimentación para recuperar la silueta.

Necesitas proteínas para reparar los tejidos, lípidos para obtener energía, glúcidos para el tono, fibras para mejorar el tránsito intestinal, y minerales y oligoelementos. Una alimentación sana contiene los elementos esenciales que te ayudarán a combatir la fatiga. Y aunque no tengas tiempo de cocinar, nada te impide comer de un modo equilibrado. Todas las comidas deben incluir piezas de fruta y verdura, féculas, carnes, pescados y productos lácteos. En cuanto al peso, piensa que necesitarás alrededor de seis meses para recuperarlo y aproximadamente un año para conseguir una cintura envidiable.

Belleza tras el parto

Dedícate tiempo a cuidarte —y no nos referimos a un cuarto de hora—. Sigue con los cuidados antiestrías incluso después de dar a luz; aunque las cremas no las hagan desaparecer, sí las difuminan. El simple hecho de masajearte el vientre, las piernas y las caderas te ayudará a readaptar tu cuerpo, no obstante tardará un tiempo en volver a adoptar su silueta inicial.

Acuérdate también de hidratar los senos (excepto el pezón si das pecho al bebé) para evitar la flacidez de los tejidos.

Las zonas con pigmentación (cloasmas, manchas marrón en el vientre) de origen hormonal permanecerán algunos meses. Utiliza protección total antes de exponerte al sol.

Actividad física tras el parto

En función de la mujer y de sus condiciones físicas, el cuerpo se sobrepone más o menos rápido al parto. No obstante, lo más común es tener que esperar entre uno o dos meses y que la reeducación perineal haya finalizado antes de retomar la actividad física (que al principio tendrá que ser muy suave).

Si has sufrido una cesárea deberás tener algo más de paciencia. En todo caso, será el ginecólogo quien te dé luz verde para empezar a practicar deporte.

Al principio elige una actividad relajada. Las actividades “violentas” (las que exigen correr o saltar) es mejor evitarlas de momento. Empieza con un poco de marcha, por ejemplo, mientras al bebé le da un poco el aire.

También puedes realizar algunos ejercicios sencillos en casa para tonificar músculos que se han debilitado durante el embarazo, o para ir perdiendo peso de un modo armonioso y duradero.

Sueño tras el parto

También debes dedicar tiempo a descansar. Aprovecha los ratos en los que el bebé duerme para tomar una siesta y acepta la ayuda de tu entorno; seguro todos estarán encantados de hacerlo.

Así que ya lo sabes: estar en perfectas condiciones es primordial para tu bebé.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx