TODO SOBRE LA INFERTILIDAD

El dr. Sam Najmabadi, especialista en infertilidad nos cuenta todo el panorama y dudas frecuentes sobre la infertilidad.

Parte 1

Se considera la infertilidad cuando una pareja mayor a 35 años no ha podido concebir un hijo y lo ha intentado por más de seis meses. Pueden ser infértiles desde el inicio, pero no lo saben, por lo que se debe dar la oportunidad de intentarlo antes de sugerir que algo está mal. Una vez que ya pasó este tiempo o más y no han podido embarazarse, es necesario no perder las esperanzas e ir con el doctor para que se haga una valoración.

De 40 a 45 años sí se complica o es menos probable que la terapia funcione, sin embargo, no es sólo la edad, podría ser, inclusive, la calidad del esperma o que las trompas de Falopio estuviesen bloqueadas.

La primer pregunta que hay que contestarse para posteriormente recibir el tratamiento adecuado es cuál es la causa, la razón por la que hasta ese momento no se ha podido concebir. A través de ultrasonidos y pruebas de sangre, se puede saber la calidad de los óvulos, porque inclusive una mujer de 29 años o menos, podría presentar un problema. O bien, ser la pareja quien presente el problema.

Una ves resuelta la primer pregunta, lo siguiente a considerar es cuáles son los tratamientos posibles para ese problema en específico. Se puede hacer que la mujer ovule si el problema radica ahí. En caso de que sea el esperma el que no tiene suficiente calidad, se toma una muestra, se lava y se concentra para insertarlo en el útero en el momento indicado. Se le dan algunos medicamentos a la mujer para que produzca más óvulos. En caso de que este procedimiento no funcione, lo que prosigue es hacer una fertilización in vitro, esto se puede realizar inclusive en una mujer que tiene 45 años y aquí entra otra posibilidad: puede tener un hijo aunque no sea de su propio óvulo, pero sí lo gestaría. Aplicaría lo mismo con el esperma, un hombre puede tener un hijo con sus esposa, pero no sería de su esperma.

Realmente no hay limites para poder tener un hijo. Salvo que la pareja restrinja o diga “hasta aquí”. Aunque puede ser más difícil para algunos tomar alguno de los tratamientos, es bueno conocerlos.

Aunque en todas las clínicas de fertilización hay algún psicólogo, la mayoría de los pacientes no quiere tomar terapias o no las necesita. Hasta ahora, sólo se llegado a recomendar a un pequeño porcentaje de pacientes. Ya que el estrés sí puede cambiar los resultados de los tratamientos. En cambio, cuando confían en el médico, el estrés disminuye considerablemente y se sienten más cómodos con el tratamiento.

Básicamente, las causas por las que se denomina la infertilidad son: el esperma, los óvulos, el útero y las trompas de Falopio. Pero también puede deberse a la edad, problemas con coágulos, ser autoinmune, desequilibrio hormonal y otra condición médica.

Cuando no hay ninguna condición aparente que explique el porqué de la infertilidad, (que se da en el 10% de los pacientes) se le conoce como infertilidad sin explicación. Se comienza con el procedimiento habitual; desde ingresar el esperma al útero, y si después de tres meses no se consigue la concepción se continúa con el siguiente método que es fertilización in vitro; normalmente en este punto se resuelve y se logra embarazar.

Hay algunos problemas que se pueden arreglar y otros que no; por ejemplo, si un embrión no crece no hay manera de corregir eso, ya que es una anormalidad genética.

Para cada tratamiento se espera de tres a meses (tres ciclos menstruales) al siguiente se toma un siguiente paso.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx