Mitos, verdades y ventajas sobre la esterilización de tus mascotas

La esterilización, o castración, es una cirugía muy sencilla que implica la extracción de ambos ovarios –y el útero en algunos casos– en las hembras, y retirar los testículos en los machos. La recuperación es muy rápida; en un par de días tu mascota volverá a hacer su vida normal, y las complicaciones son muy raras, sólo debes cuidar que mientras se recupera no haga movimientos bruscos y que no se quite los puntos de la sutura o grapas.

Sobre este tema se dicen muchas cosas que no son ciertas. Los mitos y el mensaje transmitido de “boca en boca” suele desvirtuar, en algunas ocasiones, las ventajas y la importancia de la castración de nuestras mascotas.

Algunos mitos y falsas ideas:

  • Tu mascota sentirá dolor durante la operación y luego de ser castrados. Tu perro o gato no sufrirá durante el procedimiento ya que se utiliza anestesia. Los veterinarios le suministrarán antibióticos y antiinflamatorios inyectables a tu mascota para que la recuperación en su hogar sea más amena.
  • No es cierto que tu perra o gata deben parir forzosamente. Los animales no tienen conciencia sexual, no buscan el placer como los humanos, no sienten el deseo de ser madres o padres.
  • Tu perro no perderá su instinto de protección territorial. Al contrario, sus sentidos estarán más agudizados porque no se distraerá con una hembra en celo o buscando peleas callejeras.

Ventajas de la castración:

  • Al castrar a tu mascota reduces –y en muchos casos evitas– la formación de tumores de mamas y de próstata, así como también las enfermedades caninas que se transmiten por contacto sexual, como el TBT (tumor benigno transmisible) que sufren muchas hembras que se encuentran en la calle, sin hogar.
  • El gato y el perro castrados no se van de sus hogares, no sentirán el instinto de buscar a una hembra ni tampoco la necesidad de marcar el territorio con su orina.
  • Se elimina por completo el estado de “celo” en perras y gatas, por lo que dejarán de menstruar y de atraer a los machos, desapareciendo además la ansiedad del animal y los maullidos y quejidos de las gatas, que son comunes en este periodo.
  • Se elimina la posibilidad de embarazos psicológicos que presentan algunas hembras después del celo.

Esterilizar a tu mascota beneficiará su salud y, al mismo tiempo, tomarás un paso responsable hacia la protección de los animales en general, evitando la sobrepoblación canina en las calles y el sufrimiento de los mismos.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx