5 claves para llenar la despensa

¿Quieres ahorrar en tus compras semanales y no sabes por donde empezar? te compartimos cinco secretos para llenar la despensa sin sufrir ni quebrar.

 

Por Ricardo Chavero

Asesor financiero, CEO y Fundador de Netwoth Consulting.

 

Se acerca el fin de semana y tu despensa otra vez está vacía, a veces es tentador ir a uno de esos clubes de conveniencia, donde los paquetes son gigantes y parece que no necesitarás regresar nunca, ni volverás a invertir tu precioso tiempo en elegir ese delicioso aderezo que hace tu vida una fiesta, o el papel de baño o la comida para tu perro.

 

Sin embargo, tus compras son sólo para ti o tal vez, a veces compartes algunas cosas con tus roomies o sólo vives con tu pareja. Entonces, ¿realmente conviene? ¿Y si le preguntas a tu cartera?

 

Sabemos que para muy pocas personas resulta un placer dedicar su escaso tiempo libre en andar cazando ofertas de tienda en tienda y que sí, es tentador comprar mucho en el mismo sitio y hacerlo con menos frecuencia, sin embargo este esquema suele ser muy bueno para grandes familias aunque es posible que el ahorro no sea el mismo para alguien como tú. Por ello nos dimos a la tarea de analizar ¿cuáles son los secretos de llenar la despensa y que ni tu cartera —ni tu buen humor— mueran en el intento?

 

1.- Nunca vayas al supermercado con hambre

Esta es una regla de oro. Si vas con hambre siempre comprarás cosas por impulso y terminarás con más comida en el carrito de la que puedes consumir, y al momento de que te des cuenta de que no la usaste y termine en la basura, tu dinero se irá con ella.

 

2.-Siempre ve con una lista

Antes de salir de casa, revisa lo que realmente necesitas. Eso además de enfocar tus compras te permite hacer un presupuesto previo y poner un límite a tu gasto. Incluso puede ayudarte a que la visita al supermercado sea más breve pues vas ¡a lo que vas!.

 

3.-Compras por volumen ¿sí o no?

Es tentador comprar paquetes gigantes en un club de conveniencia. Sin embargo, al momento de decidir si eso es un ahorro, incluye en el cálculo el costo de la membresía, el transporte y los productos que pueden caducar antes de que los puedas consumir

 

4.-Pierde el miedo a comprar en línea

¿Crees que comprar en línea es caro? Eso es relativo. Recuerda que el tiempo es un recurso económico. Si compras productos no perecederos en línea, puedes ahorrar tiempo que usarás en otra actividad. Si el volumen es alto, el envío será gratis por lo que no gastarás en transporte y lo mejor, estarás lejos de las tentaciones de gastar más.

 

5.- Apuesta por el consumo local

Consumir alimentos frescos es mejor para tu salud y la de tu bolsillo. Si sabes que sólo usas un jitomate al día, una lechuga en toda la semana, una cebolla y medio kilo de pollo o carne, lo mejor entonces es acudir a algún mercado o establecimiento cercano a tu casa, donde el producto es fresco, puedes comprar en pequeñas cantidades y así ni gastarás de más ni perderás dinero por la comida que caduca en tu refrigerador.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx