Hobbies que pueden inspirarte

Por Selene Chávez
Has pasado meses, si no es que varios años, sin encontrar tiempo libre para hacer lo que realmente te gusta. Dedica un espacio y energía a algo que realmente te apasione, una actividad que te obligue a estar solamente en el ahora y te olvides de todo lo demás.

Por fin te decidiste a retomar o empezar actividades y pasatiempos realmente inspiradores. Si no has pensado en alguno, te damos algunas ideas para que empieces ya; ¡verás cómo cambia tu vida para bien!

Aprender un idioma: Existen escuelas especializadas para el idioma que elijas. También existe la opción de aprenderlo con un maestro particular o de manera autodidacta, teniendo la posibilidad de adecuar los horarios como mejor te convenga. Lo importante aquí es la disciplina y la constancia; te darás cuenta de que en un par de meses ¡comenzarás a ver resultados!

Escribir: Este es un recurso que sirve para relajarte, desahogarte, e incluso como catarsis en un día complicado. Ya sea en un curso o por tu cuenta, hazlo con tranquilidad, deja que las ideas pasen por tu mente y plásmalas en el papel; también se vale en digital, pero creo firmemente que nunca habrá comparación con unas hojas de papel y lápiz en mano.

Puedes empezar con un ensayo sencillo, desarrollar una hipótesis de algún tema de tu interés, con un toque de profundidad y sensibilidad. Es una apreciación personal sobre cualquier tema; puede ser de carácter científico, histórico, literario, filosófico, etc. Simplemente deja fluir tus ideas y no seas estricto contigo mismo; recuerda que la práctica hace al maestro.

Clases de baile: El baile no es sólo sinónimo de fiesta, también tiene grandes beneficios para la salud. Por ser un ejercicio aeróbico favorece al corazón, fortalece los pulmones y mejora la circulación, además de mejorar la condición física.

Actualmente existen diversos lugares donde puedes tomar clases (academias especializadas, grupos, gimnasios). Ya sea jazz, tap, salsa, tango, hip-hop o tu género favorito, si ya te decidiste, ¡no abandones! No importa que empieces con dos pies izquierdos, ponle todo tu empeño y lo más importante: actitud.

Fotografía: Siempre que vas a algún lugar no sueltas el celular para tomarle fotos a todo lo que ves a tu alrededor. Te encanta editarlas en aplicaciones y casi se ha vuelto uno de tus pasatiempos favoritos. La espinita de hacerlo profesionalmente te ha rondado por la cabeza desde hace un tiempo. ¿Para qué postergarlo más?, puedes tomar clases o simplemente dejar fluir el instinto artístico que hay en ti. Prueba, practica, pregunta ⎯sobre todo a fotógrafos con experiencia⎯, innova y… quién sabe, a lo mejor un día de estos estaremos viendo tu exposición en algún lugar de la ciudad.

Clases de cocina: Éstas siempre son una buena opción para enfocar tu atención en lo que estás haciendo, por lo que perderás la noción del tiempo y pasarás momentos agradables además de aprender numerosos trucos culinarios. Hay múltiples opciones: la tradicional cocina mexicana, cocina internacional, aprender a hacer sushi, repostería o incluso chocolatería. Elige la que más te guste o la que más se adapte a tus necesidades.

Estas actividades no sólo sirven para la recreación, también otorgan grandes beneficios.
Uno de ellos es desarrollar la atención consciente, que es lo opuesto a la desatención, estado de falta de memoria, de distracción, de falta de concentración. A la larga desarrollarás un estado de continuidad y constancia en los propósitos.
Estimularás tu cerebro, Lo que se verá reflejado en la memoria y mantendrás en perfecto estado las funciones cognitivas.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx