Guía a tus hijos

Adriana Vazquez

Algo que ha pasado en los últimos años es que los niños están más despiertos y las habilidades que tienen para aprender desde pequeños son muy sorprendentes. Algunos expertos en desarrollo infantil que estudian el tema del entorno social en cuanto a la felicidad como base de la estimulación del pequeño para hacer las cosas es que la felicidad no es algo que puedes darle a un niño como un regalo, pero sí es algo que le puedes enseñar.
No tienes que ser una experta en psicología infantil para alentar a tu hijo a encontrar sus gustos y habilidades; con paciencia y felicidad puedes llevarlo de la mano para fomentar capacidades que lo ayuden a ser una persona capaz a lo largo de los años.
A continuación, te dejamos unos tips para aprender, divertirte y fomentar las habilidades de tu hijo.

1. Pasar tiempo juntos
Quizá los horarios constantes del trabajo no dejan espacio para la familia, sin embargo, el pasar tiempo con los hijos hace que ellos se sientan queridos y seguros. Diviértanse juntos, jueguen, dales consejos; si tú te estás divirtiendo, ellos, sin duda, harán lo mismo. Recuerda que eres el ejemplo para crear una niñez conectada.
El juego genera alegría, pero también es la manera en que tu hijo desarrolla habilidades. Los juegos no estructurados le van a permitir descubrir lo que le gusta hacer, ya sea construir torres con bloques, jugar a carreras con sus carritos, jugar a la comidita con las muñecas e improvisar platillos con lo que tenga a la mano; esto lo orientará al despertar sus gustos a futuro.

2. Haz brillar su talento
A menudo, aquellas personas que son hábiles en una actividad las hace más seguras para querer aprender otra. Date cuenta que cuando tu hijo va aprendiendo a lanzarte la pelota al mismo tiempo está asimilando sus errores, lo que lo hace ser más persistente y disciplinado a la hora de realizar una actividad y al final experimentará la dicha de haberlo logrado con su propio esfuerzo.

3. Fomenta valores y hábitos
Uno de los mayores factores para guiar a tu hijo es fomentarle hábitos y valores que lo hagan una persona comprometida y respetable con los demás.
Enséñalo a hacer ejercicio, a tener un orden al terminar de jugar, a que los horarios y el tiempo de los demás se respetan, que hay un tiempo para todo y para diferentes circunstancias; la mayoría de ellos disfrutan y son más felices con un horario establecido que les permite saber qué va a suceder.
Los niños pequeños hacen ejercicio de manera innata. Darle a tu hijo tiempo de sobra para corretear afuera le ayudará con sus estados de ánimo.

4. No seas predicador, sé el ejemplo.
Recuerda que los niños son como “esponjas”. De alguna manera ellos recrean lo que ven, escuchan y lo que haces; así mismo, perciben el humor de los padres.
En pocas palabras, si tú sonríes, tu hijo sonríe. Pero sé sincero, porque aunque no lo creas tu hijo notará si estás fingiendo. Claro, esto no quiere decir que debas aparentar tus emociones negativas como la tristeza, el enojo o la nostalgia; así, como padre, le enseñarás que todo es parte de la vida, que todo es momentáneo y habrá una solución.

5. Ayúdalo a ayudar
Tanto para la casa, como con la gente a su alrededor, es importante irle enseñado a tu hijo el sentido de contribuir. No importa cuál sea la tarea en el hogar, instruye a tu pequeño que cualquier ayuda es buena, incluso que se interese por brindarles un apoyo a terceras personas. No importa lo grandiosa o cuantiosa que sea, el fin es sentirse satisfechos por la causa –en este caso la ayuda a otros–.
Fomentar la caridad y ayuda a los demás es una parte importante de la vida familiar y los niños son los más beneficiados.

Etiquetas: , ,

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx