Fortalece tu flora intestinal con el efecto prebiótico de la pera

Nutrióloga Esther Schiffman Selechnik

Los alimentos ya no sólo se juzgan por su sabor y por el efecto nutritivo inmediato que tienen en nuestro organismo, sino que ahora se valoran por su capacidad de mejorar nuestra salud. La flora intestinal o microbiota es el conjunto de bacterias (especialmente Bacteroidetes y Firmicutes) que están en nuestro intestino, y ahora se sabe que dependiendo del equilibrio o desequilibrio entre ellas se afectará o beneficiará nuestra salud. Por ello es necesario alimentar o nutrir diariamente a la microbiota con una buena dosis de prebióticos, como los contenidos en la pera[1]. Los prebióticos son carbohidratos de bajo peso molecular como los poli-alcoholes y los fructo-oligosacáridos de las frutas y aunque todas ellas contienen estos últimos, se ha encontrado que sólo algunas frutas los brindan en cantidades suficientes para tener realmente un impacto en la salud de nuestra flora intestinal[2]. La pera está dentro de las cuatro frutas con mayor contenido de estos fructo-oligosacáridos[3] [4] [5], junto con la mora azul, la nectarina y la sandía, por lo que es una de las frutas a preferir para lograr mejorar el equilibrio de las bacterias intestinales y con ello brindar una disminución del riesgo de estreñimiento[6], de osteoporosis (al aumentar la absorción de calcio)[7] y de arteriosclerosis (al disminuir la formación de triglicéridos y las concentraciones de colesterol plasmático)[8].

Si esto ya te parece interesante, te encantará saber que la pera tiene un efecto prebiótico superior gracias a que esos carbohidratos vienen acompañados de polifenoles, que son compuestos antioxidantes muy saludables que han demostrado tener la capacidad de disminuir la cantidad de bacterias de tipo Firmicutes a nivel intestinal y de aumentar la de los Bacteroidetes[9]. Las investigaciones actuales apuntan a que varias enfermedades, incluidas la obesidad, se favorecen cuando los Firmicutes son más abundantes que los Bacteroidetes, por lo que posiblemente se debe a este descubrimiento que otras investigaciones han encontrado que el consumo de 3 peras al día ayuda a disminuir el peso corporal gracias a su contenido de polifenoles[10]. En el mismo sentido, Sarkar y colaboradores encontraron que el consumo frecuente de Peras Bartlett y Starkrimson ayuda a disminuir el crecimiento de la bacteria Helycobacter pylori (causante de la mayoría de los casos de gastritis y/o úlceras), sin afectar la bacteria benéfica con potencial probiótico[11].

Así es que la recomendación es sencilla: No olvides incluir diariamente peras en tu alimentación para nutrir a tu flora intestinal, devolverle su equilibrio y ayudar a tu cuerpo a mantener un peso saludable, así como a prevenir enfermedades. ¿Qué esperas para obtener sus beneficios?

__________________________________________________________________________________ 

[1] Mussatto, S.I.; Mancilha, I.M. Non-digestible oligosaccharides: A review. Carbohydrate Polymers 2007, 68, 587–507
[2] Gibson, G.R.; Beatty, E.R.; Wang, X.; Cummings, J.H. Selective stimulation of bifidobacteria in the human colon by oligofructose and inulin. Gastroenterology 1995, 108, 975–982
[3] Jovanovic-Malinovska R, Kuzmanova S, Winkelhausen E. Oligosaccharide Profile in Fruits and Vegetables as Sources of Prebiotics and Functional Foods. International Journal Of Food Properties [serial online]. May 28, 2014;17(5):949-965.
[4] Muir, J.G.; Rose, R.; Rosella, O.; Liels, K.; Barrett, J.S.; Shepherd, S.J.; Gibson, P.R. Measurement of short-chain carbohydrates in common Australian vegetables and fruits by highperformance liquid chromatography (HPLC). Journal of Agricultural and Food Chemistry 2009, 57, 554–565
[5] Campbell, J.M.; Bauer, L.L.; Fahey, G.C.; Hogarth, A.J.C.L.; Wolf, B.W.; Hunter, D.E. Selected fructo-oligosaccharide (1-kestose, nystose, and 1F-β- fructofuranosylnystose) composition of foods and feeds. Journal of Agricultural and Food Chemistry 1997, 45, 3076–3082
[6] Roberfroid, M.B. Dietary fiber, inulin and oligofructose: A review comparing their physiological effects. Critical Reviews in Food Science 1993, 33, 103–148
[7] Abrams, S.A.; Griffin, I.J.; Hawthorne, K.M.; Liang, L.; Gunn, S.K.; Darlington, G. A combination of prebiotic short- and long-chain inulin-type fructans enhances calcium absorption and bone mineralization in young adolescents. American Journal of Clinical Nutrition 2005, 82, 471–476
[8] Davidson, M.H.; Maki, K.C. Effects of dietary inulin on serum lipids. Journal of Nutrition 1999, 129, 1474–1477
[9] Rastmanesh R. High polyphenol, low probiotic diet for weight loss because of intestinal microbiota interaction. Chemico-Biological Interactions [serial online]. January 15, 2011;189(1/2):1-8.
[10] Conceição de Oliveira M, Sichieri R, Moura AS. Weight loss associated with a daily intake of three apples or three pears among overweight women. Nutrition 2003; 19:253-256.
[11] Sarkar D, Ankolekar Ch, Pinto M, Shetty K. Dietary functional benefits of Bartlett and Starkrimson pears for potential management of hyperglycemia, hypertension and ulcer bacteria Helicobacter pylori while supporting beneficial probiotic bacterial response: Food Research International 2014.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx