Dieta de colores

México es uno de los países con mayor diversidad de alimentos, principalmente de frutas, verduras y granos, con sus diferentes colores, aromas y sabores que los hacen únicos, permitiéndonos obtener un sinfín de recetas culinarias muy ricas, variadas y de las más nutritivas del mundo.

Existe un modelo de alimentación llamado el plato del buen comer. Es una herramienta que nos ayuda a mantener una dieta equilibrada y variada sin perder nuestra cultura milenaria y tradición en la mesa, ya que engloba los principales alimentos de la dieta mexicana, como lo son el chile, la cebolla, el jitomate, la tortilla, el amaranto, los frijoles, el huevo o la carne. El plato del buen comer simplemente nos orienta a comerlos en la cantidad y mezcla adecuada, consumiendo la mayor cantidad posible de frutas y verduras, suficientes carbohidratos y una cantidad moderada de proteína. Es muy importante mezclar los colores para obtener una variedad adecuada de nutrimentos; por ejemplo, debemos combinar nuestros platillos con verduras verdes, blancas y rojas, ya que cada color nos aporta diferentes nutrientes y de esta manera nos será más fácil consumir suficientes vitaminas, agua y fibra.

La combinación de los principales alimentos de la dieta mexicana, como lo son el maíz y el frijol, aportan infinidad de beneficios, ya que nos dan una valiosa fuente de proteína vegetal, y al agregarle chile u otras verduras, obtenemos más fibra y vitaminas.

Las variedades y las formas de preparación de los platillos mexicanos son idóneas, en su mayoría, para obtener una dieta adecuada. Sin embargo, actualmente una gran parte de la población mexicana sufre de sobrepeso o algún grado de obesidad a pesar de tener opciones apropiadas para cualquier dieta, por lo que debemos elegir mejor los alimentos que estamos consumiendo.

Algunos de estos platillos contienen ingredientes que no debemos consumir usualmente ya que pueden perjudicar nuestra salud si los ingerimos en exceso. Esto no significa que debemos dejar de comerlos, simplemente podríamos sustituir algunos de sus ingredientes; por ejemplo, podemos cambiar la manteca animal por una cantidad moderada de aceite vegetal, u hornear en lugar de freír. Es de suma importancia siempre hacer la elección correcta cuando hablamos de nuestra alimentación.

Para poder hacer esto, debemos adquirir los alimentos frescos, evitando los procesados, ya que se requieren para contar con una nutrición balanceada. Es preferible consumir alimentos de temporada.

Nuestra dieta es color, sabor, olor, variedad, cultura, diversidad, historia, fiesta y lo más importante: es una dieta que puede ser muy equilibrada y adecuada. Únicamente está en nosotros elegir los alimentos y combinaciones correctas para que esto sea posible.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx