GUARDERÍAS: Una gran ayuda

Prepárense tú y tu bebé para dar el siguiente paso
Por Aurora López

Si después del embarazo tienes que volver a trabajar, probablemente te preguntes dónde puedes dejar a tu bebé; pero no te preocupes, las guarderías son una excelente opción. Entre los beneficios que te traerá, destaca la convivencia con otros niños, así como empezar su aprendizaje a edad temprana, lo cual será de mucha importancia en su desarrollo. Es por eso que Vida y Bienestar te ofrece algunos consejos para orientarte en esta difícil transición.

VISITA GUIADA

Así conoces las áreas, las salas y los servicios que tiene la guardería. Tu bebé necesita jugar, aprender, dormir, comer, etc., por ello investiga el lugar que está dedicado para dichas actividades, por ejemplo, cerciórate si hay mantas, si duermen todos juntos, o qué hacen si no quiere dormir o se despierta antes de la hora; si hay una cocina equipada o un área especial para la alimentación

UN BUEN OJO

Observa a los niños que asisten a la guardería, así como al personal que trabaja en ella. También cuántos niños son y cuántas personas están encargadas de su cuidado, pues entre menos niños haya, la atención será más especializada.

ESPACIO ADECUADO

Lo ideal es que las salas de descanso y salones de juegos sean amplios y bien iluminados.

LIMPIEZA

Sillas, mesas, cunas, mantas, alfombras y juguetes deben estar libres de suciedad.

SEGURIDAD

Los productos peligrosos deben estar bajo llave, las conexiones eléctricas y las ventanas no pueden estar al alcance de los niños.

ALIMENTOS

Hay algunas guarderías que hacen la comida, analiza si tú prefieres preparársela o averigua semanalmente el menú que servirán.

ACCESO RESTRINGIDO

Debe haber un control para ingresar, con un registro de las visitas y un estricto protocolo para recoger a los niños.

PERSONAL CALIFICADO

Su preparación es fundamental, ya que en su labor diaria cuidan, vigilan y brindan una formación que debe ser apropiada para estimular el desarrollo mental y físico de tu bebé.

DISTANCIA

Considera la cercanía con tu domicilio o trabajo, así te será práctico el recogerlo y llevarlo, o acudir en poco tiempo ante una emergencia.

MANTENTE ALERTA

Durante la primera semana observa cuidadosamente si hay cambios en el comportamiento de tu bebé, por ejemplo, si llega cansado, si está rosado o si come más de lo acostumbrado; de esta manera previenes cualquier situación incómoda. Además, hazle saber todos tus comentarios al personal de la institución.

POCO A POCO

Si prefieres, puedes hacer un simulacro con tu bebé, dejándolo en casa con algún familiar por un par de horas para que veas cómo actúa ante el desapego.

UN DÍA JUNTOS

Programa una cita para que asistas con tu bebé unas horas antes de dejarlo toda la jornada, así conoces la dinámica del lugar y la interacción del personal con tu bebé, con esto sentirás más confianza. Asimismo, considera el traslado diario al lugar para que tu bebé se acostumbre al trayecto y no le resulte extraño.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx