Este verano cuida a tu mascota de las altas temperaturas

Durante el verano es muy común enfrentarse a cambios climáticos bruscos, desde las lluvias, hasta las altas temperaturas que se llegan a alcanzar por la tarde. Siendo así, no es raro que al realizar actividades al aire libre nuestro cuerpo sienta calor, el cual solemos liberar mediante las glándulas sudoríparas, que hacen que nos refresquemos de forma natural. Sin embargo, en el caso de nuestras mascotas esto no es igual, por lo que pueden verse afectadas al no ser tan sencillo para ellos liberar ese calor.

En el caso específico de los perros, al realizar actividad física o cuando sienten calor debido al clima, su cuerpo regula la temperatura mediante el jadeo y la sudoración a través de los cojinetes de sus patas; sin embargo, este proceso les lleva más tiempo que a nosotros. Haciendo una comparativa, un humano promedio suele tener una temperatura de 36.9-37°C, mientras que en un perro su temperatura corporal es de 38-39.2°C, esto los hace más propensos a sufrir un golpe de calor al enfrentarse a altas temperaturas. En una persona, los golpes de calor se producen cuando alcanza los 38°C, mientras que en el perro llega a los 40°C, una diferencia muy mínima contra su temperatura habitual.

Para reducir este riesgo, es importante evitar situaciones que expongan a tu mascota al calor y humedad extrema, como dejarlo en espacios cerrados que generen altas temperaturas como un auto, llevarlo de paseo en horas donde el sol es más intenso, exponerlo a ejercicio excesivo, dejarlo atado al aire libre sin una sombra o cualquier otra situación que propicien que genere calor excesivo a su cuerpo.

Para reconocer si tu mascota sufre un golpe de calor, te invitamos a estar atento a las siguientes señales:

  • Jadea más de lo normal (respiración excesivamente rápida)
  • Presenta dificultad para respirar o moverse
  • Tiene un ritmo cardiaco alterado
  • Hay un cambio en el color de sus encías, esto es por la falta de oxígeno
  • Muestra exceso de salivación
  • Se ve débil
  • Presenta vómito
  • Sufre desmayos

Ante cualquiera de estos síntomas, contacta a tu veterinario y explícale lo que has visto fuera de lo común en el comportamiento de tu perro, ellos podrán valorarlo y darte indicaciones precisas sobre qué hacer y qué atenciones necesita.

A continuación, te compartimos algunas recomendaciones para evitar que tu perro tenga un golpe de calor:

  1. Programa sus salidas en horarios donde evites la exposición solar, puede ser antes de las 10 de la mañana o después de las 5 de la tarde.
  2. Realiza paseos con caminatas lentas sin exponerlo a ejercicio excesivo.
  3. En caso de que tenga que usar bozal, intenta retirárselo en algunos lapsos de tiempo para permitir que tenga su jadeo natural.
  4. Prepara un lugar para tu mascota con adecuada ventilación, si está al aire libre asegúrate que tenga sombra.
  5. Instala un recipiente con agua y cámbiala con frecuencia para asegurarte que siempre esté fresca.
  6. Si tu perro tiene pelaje largo, considera llevarlo a la peluquería para que lo corten y pueda sentirse más fresco.
  7. Si lo ves muy acalorado, ponle una toalla húmeda en el cuerpo por lapsos de 2 o 3 minutos, cuida que el agua no esté helada, esto lo ayudará a regular la temperatura corporal.  Ten presente siempre que, si bien es importante bajar la temperatura corporal, debes cuidar que no se enfríe súbitamente ya que esto puede generar problemas en su salud.

Recuerda que siempre que identifiques un cambio en la actitud de tu mascota después de estar expuesto al calor, debes consultar al veterinario tan pronto como sea posible. Él lo examinará para saber si está deshidratado o corre riesgo de un golpe de calor.

 

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx