Protege tu piel del frío

Ya estamos en pleno otoño, y los vientos y el frío pueden provocar deshidratación e irritación en tu piel, por lo que debes prevenirte.

Por Emimael Flores Avilés

 

El clima frío cambia la estructura grasa natural de nuestra piel, dejándola expuesta a todo tipo de agresiones, acelerando la pérdida de agua, lo que genera resequedad, descamación, falta de brillo e incluso grietas en labios o zonas expuestas. Por ello, es muy importante que sigas estos consejos básicos, para que no te sorprenda el otoño y el invierno venidero.

 

1. Cuida la hidratación

Hidratar la piel varias veces en el día es indispensable en época de frío. Debes tomar mucha agua, pero también usar una crema hidratante, de preferencia con FPS (Factor de Protección Solar) 15 o superior, ya que con este clima la piel pierde más agua. Los mejores momentos para hacerlo son la mañana, la noche y después del baño. Y no te olvides de los labios, éstos merecen protección extra para que no se partan, por lo que puedes usar bálsamos con FPS 15 varias veces en el día.

 

2. Baños de agua tibia

Lo recomendable son baños cortos y con agua tibia. Contrario a lo que disfrutamos, un buen baño caliente y superior a los cinco minutos puede generar desprendimiento de piel, deshidratación y, como consecuencia, resequedad excesiva.

 

3. ¡Adiós exfoliaciones!

Si de por sí no es recomendable exfoliar la piel de forma rutinaria, en temporada de frío definitivamente está contraindicado. Esto porque la exfoliación genera una piel más sensible y áspera, lo que la hace más susceptible a manchas. Haz tu rutina de limpieza en la mañana y en la noche, con un jabón ideal para tu piel y sólo con las manos, secándote con “toquecitos”, sin tallar.

 

4. El bloqueador solar no descansa

A pesar de que los días estén nublados o no te expongas al sol, es importante el uso constante de protector solar, de preferencia con FPS 30 o superior. Los momentos ideales para aplicarlo son a las 9, 12 y 16 horas, capa sobre capa.

 

5.  Cuida tu alimentación

Los alimentos para esta temporada deben ser altos en vitamina C, como la guayaba, los cítricos, el kiwi y la fresa. El consumo de agua debe ser entre 1.5 a 2 litros diarios, dependiendo tu estatura y tus actividades deportivas.

 

 

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx