5 Tips para: Reducir la congestión nasal por resfriado

La congestión nasal es una de las enfermedades más comunes y frecuentes que puedes experimentar a lo largo de un año. Es común contagiarse cuando es temporada de lluvias y de frío porque, es cuando las personas suelen cerrar las ventanas de los transportes para guardar el calor, pero al no tener demasiada ventilación en el lugar, el virus se concentra en gotitas de saliva o mucosa expulsada al toser o estornudar y es más fácil adquirirlo.

De igual forma, si alguna persona enferma toca una superficie y después lo haces tú, en dos o tres días después de contagiarte comenzarás a presentar síntomas, justo estos días es en los que puedes contagiar a más personas.

Ahora bien, los síntomas son muy molestos, desde el dolor del cuerpo cortado, el cansancio y somnolencia, y qué tal la horrible congestión nasal que nos recuerda cuán enfermos nos sentimos.

Si tienes congestión nasal, los siguientes tips para aliviar estas molestias son para ti:

  1. Vaporización: En una olla, vierte un litro de agua aprox. y déjalo hervir hasta que el vapor que emita sea más constante, de inmediato retíralo del fuego y colócalo sobre una superficie que resista el calor, de hecho, puede ser el suelo. Después , acerca tu cara al vapor y cúbrete con una toalla dejando también la olla tapada, respira lentamente el vapor, quédate ahí por un par de minutos, hasta que el vapor baje. Cuida el ambiente, para que no sea un cambio muy brusco.
  2. Hidratación: cuando estás enfermo no suele haber mucho apetito, ni ganas de tomar agua, pero es necesario, pues un cuerpo bien hidratado, ayudará a las mucosas a mantener un flujo, que no permitirá la congestión. Así que bebe algunos vasos de agua natural.
  3. Agua salada: el agua de mar te descongestiona de una manera impresionante, si has ido a la playa, seguro te has dado cuenta de ello. En casa, haremos algo similar; para hacer esta mezcla necesitas agua y apenas una pizca de sal, con un gotero, toma un poco de la muestra , recuéstate y deja caer dos o tres gotas en cada fosa nasal.
  4. Ejercicio: cuando lo haces, respiras mucho mejor, pero ojo, el problema de ello es qué tanto puedes aguantarlo, pues tampoco puedes excederte. Muévete y no olvides calentar, ten a la mano papel.
  5. Té y baños calientes: es uno de los remedios que suelen sugerirnos, y con toda justicia, pues además de tener un efecto similar con la vaporización, tiene un efecto relajante, lo que nos permite descansar mucho más. Un té de manzanilla con unas gotas de limón y miel es una excelente opción para estos momentos.

Los comentarios están cerrados.

Copyright © 2015 DERECHOS RESERVADOS vidaybienestar.mx